La aparente anarquía de la menstruación adolescente

Publicado el 7 de ene. de 2015

Madrid, 07 ene (efesalud.com). El doctor José Casas Rivero, responsable de la Unidad de la Adolescencia del Hospital Universitario La Paz, pone el foco de este vídeoblog en otra de las alteraciones del ciclo menstrual después de la menarquia, justo al comienzo de la edad ginecológica: la hemorragia disfuncional, cuando “la anarquía” parece revolucionar este periodo juvenil.

El ciclo menstrual, que está controlado por la hipófisis -glándula endocrina que segrega hormonas-, está normalizado en 28 o 30 días, periodo que va desde el primer día de una regla al primero de la regla siguiente, y suele durar cuatro o cinco días. Durante este periodo el cuerpo de la mujer se prepara para el embarazo.

Las hormonas “comunican” al ovario que debe producir estrógenos -proliferación celular- y progesterona -preparación del endometrio para la implantación del óvulo fecundado-. Si no se produce el embarazo, el endometrio se descama -sangrado- y comienza de nuevo el ciclo menstrual.

De manera frecuente, las adolescentes sufren desajustes, sobre todo durante el primer año de la regla: “Hay veces que le viene de forma muy seguida y en otras tiene faltas; en ocasiones mancha mucho y en cambio apenas lo parece en algunas”, menciona José Casas.

¿Y por qué?… “Muchos ciclos menstruales a estas edades no son ovulatorios: El eje hipotálamo-hipofisario ovárico está inmaduro. Los estrógenos actúan sobre el útero sin tener el control de la progesterona. El endometrio crece sin regulación. Sangra de manera anárquica”, dice el doctor.

Lo habitual es que la maduración se efectúe en los siguientes meses después de la primera regla y los ciclos se hagan regulares.

“Las hemorragias persistentes apuntan a problemas importantes de base, como alteraciones de la coagulación, tumores, quistes ováricos o patologías como el lupus -enfermedad de la piel o las mucosas-“, indica el pediatra.

El tratamiento de esta disfunción a nivel primario es “muy fácil” en adolescentes completamente sanas.

Los médicos especialistas, como José Casas Rivero, recetan anticonceptivos orales, “francamente seguros y con escasos efectos secundarios”. Se toman de forma cíclica para regular la regla de forma predecible y también para reducir la cantidad de sangre y el número de días de hemorragia.